Manuel María Gutierrez

Manuel María Gutierrez
(1829-1877)

El ilustre autor del Hinno Nacional nació en la ciudad de Heredia el 1o. de setiembre de 1829. Hizo sus estudios primarios en la misma ciudad y se inició en el arte musical prestanto sus servicios como flautín en el cuartel pricipal de San José, desde la efimera Administración del General don Francisco Morazán. En setiembre del mismo año, cuando apenas tenía 13 años de edad fue trasladado a la plaza de Heredia, donde figuró como músico de la Banda Militar hasta el año 1845 en que José Martínez, contratado en Guatemala por el Gobierno de Costa Rica para Maestro General de Bandas de la República, conociendo las dotes artísticos del señor Gutiérrez, le eligió entre sus discípulos para maestro de la banda de Heredia, el 1o. de setiembre de 1846, precisamente el día que cumplía dicisiete años de edad. Dos años más tarde, cuando fueron suprimidas las bandas de Heredia y Alajuela, el señor Gutiérrez se trasladó a la Banda de la Capital y con motivo de la muerte del Director José Martínez ocupó el 2 de marzo de 1852 la Dirección General de Bandas de la República, para cuyo puesto lo había recomendado el General José Joaquín Mora. Tres meses después, el 11 de junio, compuso el Hinno Nacional que desde entonces se aceptó oficialmente para todos los actos solemnes de la Republica.

En 1858, comprendiendo el señor Gutiérrez que le faltaban conocimientos acerca del mecanismo de los instrumentos musicales de cuerda y de viento indispensables para arreglar bien una orquesta, propios para las compañías líricas que pudieran ingresar al país, suplicó al General Cañas, Ministro de entonces, que se le prestara del Tesoro Público la suma de quinientos pesos para ir a La Habana a estudiar y a oir música, cuyo adelanto estaba allí a la altura de Europa. Se le prestó el dinero que a su regreso desconto por mensualidades de acuerdo con su compromiso.

Pocos días tuvo que permanecer en Cuba, Pues cuando el Director del Conservatorio de La Habana lo examinó lo halló tan competente que le manifestó que podía regresar a su país. En la capital de Cuba se dedicó a arreglar las instrumentaciones para adiestrar a los músicos en el género lírico y logró con éxito su objeto, pues cuando vino al país pudo presentar una regular orquesta.

Al señor Gutiérrez se le debe la organización de todas las Bandas de la República que tanta influencia han ejercido en el desarrollo de la cultura del país. Como compositor, dejo el señor Gutiérrez, además del Himno Nacional, importantes piezas musicales. En 1855, con motivo del estreno del Palacio Nacional, compuso un precioso y aplaudido vals que titulo “El Palacio”. Durante la Campaña Nacional a la cual asistió el maestro Gutiérrez, escribió su celebre marcha Santa Rosa, nacida, se puede decir, en medio del estruendo de la batalla, cerca del campo donde se desarrolló la acción militar. Sobre una piedra en la hacienda “El Pelón” y a la sombra de un árbol, Gutiérrez se entretenía escribiendo aquella marcha, cuando de repente se oyeron pasos de caballería, subió al árbol de prisa, se escondió entre las ramas y desde allí vio pasar jinetes filibusteros. Bajó enseguida y concluyó su pieza. Poco después el ejército costarricense oyó, lleno de estusiasmo en el Cuartel Sapoá, esa marcha de triunfo, que más tarde debía pregonar a las futuras generaciones uno de los hechos más heroicos de nuestra historia, haciendose tan querida a nuestros viejos soldados como la Marsellesa a los franceses.

El señor Gutierrez no fue tan solo en esta ocasión un artista de mérito, sino también un destacado militar. Hay un hecho que lo enaltece sobre todo: se necesitaba a todo trance acudir a pedir auxilio de tropas a La Virgen, al Coronel Juan Alfaro Ruiz, pasando por entre la nutrida metralla del enemigo. El Director de Bandas se ofreció, monto a caballo y partió a todo escape, abriendose campo entre las filas enemigas. A las cuatro de la tarde, Alfaro Ruiz estaba en Rivas con los valientes cartagineses y la victoria se obtuvo. Por eso el 11 de abril es fecha memorable en su vida.

A fines de ese año, cuando se emprendió la segunda campaña, para enardecer a los soldados, compuso un hinno patriótico que se cantó en el Coro de la Capital con letra de Augustín Mendoza.

Con el titulo de “Memorias de un amigo”, compuso después una sentida marcha funebre a la muerte del Mayor José María Gutiérrez. Además de las piezas musicales citadas y compuestas por el señor Gutierrez, están una preciosa mazurca dedicada a su esposa, titulada: “Regina”: algunos de los toques de ordenanza son obra suya, así como las marchas: “El Artillero”, “La Costarricense”, “Resurrección” y la diana “La Independencia”. Son mas de 40 las composiciones del señor Gutiérrez.

Aparte de sus méritos como artista, el señor Gutiérrez ocupó importantes puestos públicos, y en los cuarenta y cinco años de servicios prestados a la Nación supo distinguirse siempre por su honradez y por el estricto cumplimiento de sus obligaciones.

Don Manuel María Gutiérrez, autor de nuestro Hinno Nacional, representa la tradición del arte musical en Costa Rica. Murió en San Jose, el 25 de diciembre de 1887, a la edad de 58 años.

Tomado de: Solera Rodríguez, Guillermo. Símbolos de la Patria. Editorial Antonio Lehmann. San José, 1968.

Manuel María Gutierrez

Libro Manuel María Gutierrez

De la serie “¿Quién fue y qué hizo?“, publicado por el Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, sobre don Manuel María Gutiérrez autor de la música del Himno Nacional de Costa Rica. Don Carlos Meléndez Chaverri, con el rigor histórico que lo caracteriza y haciendo alarde de un sentido muy ameno de la narración, nos lo presenta y nos acerca a la vida y obra de un gran hombre que fue, no sólo el autor de la música de nuestro Himno Nacional, sino que también un costarricense ejemplar en el amplio sentido de la palabra.

 

Manuel María Guitoerrez

Busto de Manuel María Gutierrez en el parque El Camen en Heredia

Manuel María Guitoerrez

Placa en el busto de Manuel María Gutierrez en el parque El Camen en Heredia

Manuel María Guitoerrez

Busto de Manuel María Gutierrez en el parque El Camen en Heredia

Himno a don Manuel Mª. Gutiérrez

¡Noble Patria! Tus hijos evocan
de la historia un recuerdo de amor:
al Maestro Gutiérrez que un día
tu patriótico canto escribió.

Y se ufanan, oh Patria querida,
las montañas, el cielo y el mar,
entonando con júbilo el Himno
que es arrullo y también tempestad.

Es que así recordando tus glorias,
tu grandeza de hoy y de ayer,
cada instante la sien del artista
la ceñimos de verde laurel.

Exaltemos su nombre modesto
con las notas que él mismo arrancó
a la brisa de nuestras montañas,
y a su pecho transido de amor…

De ese modo a la Patria cantando
aquel Himno en la guerra o la paz,
veneramos al viejo Maestro
que nos dio su canción inmortal!

GONZALO DOBLES S.

Premiado en el concurso promovido por la Asociación ALA, de la ciudad de Heredía en marzo de 1952.


Relacionado:
(Visited 1.780 times, 1 visits today)

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies