Moneda

Historia de la moneda en Costa Rica

En la Costa Rica Precolombina, las transacciones de bienes en las sociedades autóctonas se dieron sobre la base del trueque o intercambio de productos. Se intercambian alimentos (sal, cacao, maíz, plátanos, yuca, frijoles, etc.), herramientas especializadas y otro tipo de bienes como cerámica, algodón, mantas y objetos de oro, producidos por las diferentes comunidades.

Con la llegada de los españoles a América, en 1492, se desarrolló un nuevo ordenamiento espacial, político, económico, cu lí,ttra I y social, y se estableció el sistema monetario español. Las monedas eran fabricadas en oro y plata y existían las siguientes denominaciones: reales de plata diferentes (1/2, 1, 2, 4, 8), y escudos (1/2, 1, 2, 4, 8) Y onzas (1/4, 1/2 Y 1 onza) de oro. Su forma podía ser circular o irregular (llamadas macuquinas).

El Período Colonial en Costa Rica se caracterizó por la constante escasez de moneda. La poca que circulaba ingresaba a este territorio gracias al comercio con otras colonias del Imperio Español. Los productos de intercambio eran víveres (cerdos, bizcocho, cuero, maíz, gallinas, trigo, ajos, culantro, etc.), cacao, tabaco y ganado. Dada la escasez de moneda en este período, el cacao fue utilizado como moneda.

Proclamada la independencia de Centroamérica, en 1821, una de las primeras preocupaciones de los nacientes estados fue organizar su sistema monetario. Nuestro país continuó utilizando el sistema monetario heredado de la colonia, compuesto por monedas fabricadas con plata y oro llamadas reales, escudos y onzas. En 1825 empezó a funcionar en Costa Rica una “Casa de Cuño” provisional, para la fabricación de nuestra propia moneda. Posteriormente, en 1828, se estableció la “Casa de la moneda”, la cual se clausuró en 1949.

En los años posteriores a la Independencia la moneda continuó siendo escasa, pese al desarrollo de algunas actividades como la minería en los Montes del Aguacate y la producción cafetalera, las que favorecieron el aumento de la circulación de moneda. Por esta razón, junto con la moneda nacional siguió circulando la de origen colonial y la de otros Estados de América, las que eran habilitadas o autorizadas para circular por el gobierno, imprimiéndose un sello.

En el año 1863 se establece el sistema decimal, lo que conllevó a la desaparición del sistema monetario de reales, escudos y onzas y el establecimiento de una nueva unidad monetaria, el peso. Este estaba fraccionado en cien partes llamadas centavos. En este período se acuñaron monedas de 1, 2, 5, 10 Y 20 pesos en oro y de 25, 10 Y 5 centavos en plata.

La caída del precio internacional de la plata, a finales del siglo XIX, provocó una violenta devaluación de nuestra moneda. Esto llevó al gobierno de Rafael Iglesias a establecer una reforma monetaria en 1896, en la que se estableció, entre otras cosas, el Colón como unidad monetaria, dividido en 100 partes llamadas céntimos, el cual usamos hoy.

Durante este siglo, el material con que se fabrican las monedas ha ido cambiando, sobre todo por razones de costo y durabilidad. La fabricación de las monedas en oro y plata fue, poco a poco, sustituida por la utilización de metales como el cobre, bronce, níquel, acero, aluminio y por mezclas de estos metales. De igual forma, sus tamaños se han reducido para disminuir los costos de fabricación y como producto de la devaluación del Colón.

Desde 1950, el Banco Central es el encargado de llevar a cabo la emisión de monedas y de dictar la política monetaria del país.

La primera moneda que se fabricó en Costa Rica

 
Es conocida por los coleccionistas como la moneda de la “palmera”. Es de oro de 21 quilates y se acuñó en 1825, en una casa de moneda provisional llamada Ingenio Los Horcones, ubicada en la actual provincia de Alajuela. En ese tiempo, Costa Rica estaba unida a otros países de Centroamérica como parte de una República Federal, por lo que, en el anverso de esta moneda, aparece el escudo de la Federación; por el reverso, debía tener un árbol frondoso como símbolo de la unión de los países pero, en lugar de dicho árbol, Costa Rica acuñó la imagen de una palmera, de modo que las monedas fueron desautorizadas y destruidas en 1831. Algunas permanecieron y, actualmente, se sabe que existen cinco de ellas en todo el mundo. Por su rareza, por su valor histórico y por haber sido elaborada con oro de Costa Rica, es considerada una de las monedas mas valiosas de la colección del Banco Central de Costa Rica.

1/2 escudo de oro

1/2 escudo de oro, Costa Rica, 1825.

Fuente: Museo de Numismática Banco Central de Costa Rica.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies