José María Zeledón Brenes

José María Zeledón Brenes
(1877-1949)

Billo Zeledón, autor de la letra de nuestro Hinno Nacional, nació en San José el 27 de abril de 1877 y murió en Esparta, el 6 de diciembre de 1949.

Huerfano desde temprana edad, apenas pudo cursar el primer año en el Liceo de Costa Rica. Muy pronto tuvo que trabajar para vivir. Cuando apenas tenia 27 años, participó en el concurso para poner nueva letra al Hinno, cuya música compuso el artista Manuel María Gutiérrez y obtuvo el premio ofrecido. Su Hinno se canta en las escuelas y colegios desde 1903.

Fue un escritor brillante, dejó bien firme su renombre de buen periodista y de inspirado poeta. Pero es conveniente decir que no se sirvió de su capacidad literaria para ganarse la vida.

Su primer libro de versos se llama “Musa Nueva”. Luego escribió dos libros de versos para niños: “Jardín para Niños” y “Alma infantil”.

Ganó su sustento y el de su familia trabajando en contabilidad en diversas instituciones y en empresas particulares.

Como ciudadano defendió la verdad y la justicia, y respaldó con su conducta ejemplar las opiniones que expuso en polemicas ardientes. Atacó los vicios y los pasos incorrectos de varios gobiernos. Por eso fue perseguido y hasta encarcelado. Ese afán de combate en favor de la honradez administrativa pudo ejerserlo desde la dirección de diversos periódicos. De tanta lucha no retiró ventajas materiales sino la honda satisfacción que dan el cumplimiento del deber y el sentimiento de una conciencia limpia.

Debemos recordar a Billo Zeledón como diputado distinguido. Su voz se alzó siempre para señalar rumbos honestos a sus cociudadanos. Y recordemos también que sus sueldos de diputado los obsequió a dos escuelas pobres, de modo que sirvio el cargo por el honor y no por el dinero.

Cerramos este apunte acerca de este hombre bueno y virtuoso, inteligente y patriota, con unas palabras dichas por don Luis Dobles Segreda, en el cementerio, en la tarde del 7 de diciembre de 1949.

Nunca se doblegó a la amenaza, ni a las tiranías, ni a los fanatismos. Dijo cuando creyó cuanto dijo; pero ni el atropeyo, ni la dádiva variaron la línea directriz de su gran conciencia de hombre honrado“.

Jueguen los niños asidos por las manos en torno de esta fosa, las rondas que para ellos escribió. Elogien los maestros la rectitud de esta conciencia de cristal. Canten los hombres y las mujeres de Costa Rica el Hinno Nacional para decirle adios. No lo lloren, porque su estatura moral está más allá del país de las lagrimas y ha de ser bandera de combate en todas las grandes luchas de la patria“.

Busto de José María Zeledón Brenes

Busto de José María Zeledón Brenes en el parque central de Curridabat que lleva su nombre


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies