Carmen Granados

Carmen Granados Soto
1915-1999

Cuando me preguntan ¿Cuántos años tenés,
Carmen? Digo: Ninguno, año que me va
llegando me lo voy gastando, porque, ¿para
qué los quiero? ¿no les parece? ¡Claro que sí!.

Carmen Granados Soto

Conocida por todos los costarricenses como el “Alma Nacional”, la alegre, siempre coqueta, profundamente costarricense e insustituible doña Carmen Granados Soto ha sido una insigne folclorista, destacada compositora, humorista, locutora, poetisa, comentarista, artista, creadora de personajes inspirados en un profundo nacionalismo, lidereza de causas humanitarias; una dama polifacética.

Nació en barrio La Merced en San José el 26 de abril de 1915, hija de don Manuel Granados López y doña María Cristina Soto Pereira. Desde su adolescencia tuvo que dejar la escuela secundaria para hacerle frente a la responsabilidad de terminar de criar a sus once hermanos después de la muerte de sus padres. Como decía doña Carmen “Fui el palo que tuvo que sostener la carpa”.

Desde muy joven, inicia su carrera artística como cantante popular en Radio Nueva Alma Tica cantando en español la canción My Blue Heaven que en esa época era un éxito al ser cantada por su hermano en idioma inglés, pero su definición como artista folclorista se da cuando realiza el papel de campesina en Radio City.

Fue cofundadora del primer Radio Teatro que se hace en Costa Rica el cual se realizó en la emisora Nueva Alma Tica. Hacía junto con Ángel Sánchez y Óscar Zamora uno de los programas que mayor audiencia había logrado captar y que se llamaba “Los Bobos de la Radio” y en algunos de ellos trabajó junto al muy recordado Rodrigo Sánchez. Dentro de ese mismo espacio trabajó en “La Niña Pochita” en el papel de Leopoldina en la que ella es una alumna y a cada pregunta de la maestra, siempre le salía con un disparate.

Integró la Compañía Nacional de Teatro con Ofelia Quirós, el Gordo Ortiz, Alberto Castillo, Carlos Palma, Zaida Quirós, Babby Granados, la hermana, Pilar Durán, Mario Chacón y otros artistas de aquel tiempo.

Su trayectoria como artista no se circunscribió al ámbito nacional; en varias ocasiones llevó el humor tico en presentaciones que realizó en países extranjeros tales como Panamá, Nicaragua, Estados Unidos y fue invitada por la Colonia Tica en Nueva York y por la de Los Ángeles; en esas dos oportunidades le entregaron placas de agradecimiento. Trabajó en “Los cómicos de la Legua” junto con el Gordo Ortiz, Julia Cordero, Leyla Alvarado, la güera Ester García; en compañías de opereta y zarzuela en obras como “La Viuda Alegre”, “La Corte del Faraón”, “El puñao de rosas” y “Don Juan Tenorio” y en un acontecimiento artístico cantó acompañando al recordado Melico Salazar.

Doña Carmen Granados fue creadora de varios personajes en la radio nacional a los cuales les impregnó la picardía del campesino costarricense, personajes que dramatizaban y que nos hacen recordar la esencia del tico: “Doña Vina”, “Rafela”, “Prematura”, “Doña Chona y Tranquilino”, “La Escuela de la Niña Pochita”.

“Rafela” nació en Radio City y allí duró doce años, esta fue la base para que se le ocurriera crear otros personajes típicos. Doña Chona y Tranquilino eran los personajes del programa “El Matrimonio Ideal” que se difundía en Radio Para Tí. “Doña Vina” nació en Radio Monumental en un programa con Carlos Peña.

Trabajó en el programa “La Corte Suprema del Arte” que se hacía en Radio San José, ubicado en avenida 10, allí las mamás enviaban a los niños para que participaran.

En el programa la Voz de la Víctor tuvo como compañero de locución a Rodrigo Sánchez.

En televisión trabajó con Chungaleta y Lico Font en un noticiero llamado “El Resbalón” en el que todas las noticias eran en broma.

En Teatro participó en “La Duquesa del Bal Tabarín” en el papel de Madame Morel.

Algunas frases en sus canciones tales como “Yo soy Rafela el alma Nacional” no serán olvidadas por muchas generaciones que tuvieron la oportunidad de vivir junto con doña Carmen los programas en Radio Columbia, Radio Monumental o Radio Alma Tica.

En sus programas y personajes, doña Carmen Granados rescató el llamado “choteo” característica que individualiza al costarricense y le puso la picardía propia del tico impregnándolo del alma nacional, contribuyendo así en la formación de la identidad costarricense.

Con sus composiciones musicales rindió homenaje a grandes personalidades costarricenses, desde boxeadores (Tuzo Portuguez), futbolistas (La Selección) y ciclistas; rindió homenaje a los festejos populares de fin de año y a hechos importantes en la historia nacional lo cual consignó, entre otros, en la composición del muy conocido “Corrido de Pepe Figueres” el cual cantó desde la entrada del Cuartel Bellavista cuando don José Figueres Ferrer y las fuerzas revolucionarias entraron a San José por la Avenida Central.

Doña Carmen Granados fue la primera que cantó por primera vez en la radio costarricense, a dúo con Leila Alvarado, la canción “Amor de Temporada” del compositor Héctor Zúñiga.

Su labor de rescate del ser costarricense fue ardua. En todas sus locuciones exaltó la sencillez y la vivacidad un poco tímida del costarricense. El costarriqueñismo fue su lenguaje favorito, mediante él logró exaltar la riqueza de nuestro pueblo, inyectó alegría a sus radioescuchas y les devolvió parte de su personalidad campesina. Con su participación en el radioteatro logró recrear en el costarricense una vida modesta y alegre que poco a poco se fue introduciendo en la familia en aquellos años en los que aún en la mayoría de los rincones de Costa Rica no existía la electricidad.

Doña Carmen también fue poetisa y a cada uno de sus personajes los puso a exclamar y a externar a ese campesino imbuido en lo popular. Doña Carmen hizo poesía de tipo ecológico titulada “No lo hagas” que trata de un árbol que le habla al leñador cuando este llega a cortarlo, y no podemos olvidar a “Guanacasteca” a la que Jesús Bonilla le puso música.

Como humorista introducía el terruño y la humildad en sus personajes y a las actividades en que participó como lo eran los festejos populares de fin de año a los que le dio una perspectiva más tica, un folclor más nacional.

Realmente todos los años que le dio “El Señor de la Casa de Alto” como ella llamaba a Dios, los gastó rescatando al costarricense, rescatando lo popular, el folclor nacional, trasladando la riqueza e idiosincrasia del pueblo al conocimiento de cada receptor, haciendo humor tico, construyendo un verdadero arte y la cultura costarricenses.

Doña Carmen Granados representó toda una generación de artistas auténticamente costarricenses que están por extinguirse. Con la progresiva desaparición de esta generación, se extingue también esa escuela folclorista y humorística que colaboró en la formación y cultura del ser costarricense.

Doña Carmen Granados fue una mujer entregada a la preservación y exaltación de lo costarricense. Hizo del arte una herramienta útil no sólo para la promoción de los valores nacionales si no para concitar en torno a ella la generosidad y la solidaridad de los costarricenses cuando alguna tragedia enlutó a nuestro país o a los países vecinos.

Los efectos de huracanes, terremotos, inundaciones, incendios que produjeron desastres y pobreza en Centro América, siempre se enfrentaron a la voluntad férrea, al espíritu vital y al cristianismo prácticamente de esta mujer costarricense que convocó al pueblo, una y otra vez, para llevar alivio a los necesitados como fue para los damnificados del Río Reventado en 1963 y en pro del Hospital San Juan de Dios.

En vida, doña Carmen Granados recibió merecidamente los siguientes reconocimientos:

1970El Club Rotario le otorgó la “Medalla del Buen Servidor”.
1979La Presidencia de la República a cargo del Lic. Rodrigo Carazo O. le otorgó una Medalla de Oro.
1985La Asociación de Artes y Tradiciones Populares le otorgó el premio “Huella de Oro”, la única vez que se entregó este premio.
1988La Fuerza Pública la convirtió en su Madrina.
1988El Colegio de Licenciados y Profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Artes le otorgó el reconocimiento de Miembro Honorario.
1994Declarada Hija Predilecta del Cantón por el Concejo Municipal de San José.
1994La Cruz Roja Costarricense le otorgó el reconocimiento de “Honor al Mérito”.
1995APROMUJER la designó “Mujer Ejemplo del Trabajo”.
1997Se colocó el retrato de Doña Carmen Granados en la Galería de los Artistas Nacionales.
1998La Asociación Interamericana de Radiodifusión la homenajeó por sus 65 años de trabajo ininterrumpido en la Radio.

La Unión de Mujeres de América (UMA) la distinguió con un pergamino.

Carmen Granados Soto, el “Alma Nacional”, contuvo en ella de la manera más prístina, sencilla y eficaz lo mejor del ser costarricense. La grandeza de su espíritu corrió siempre pareja con la humildad de su ser, con la inocencia siempre presente de su visión de mundo y su inagotable amor por las raíces de este pueblo que ella supo encontrar en nuestra cultura campesina.

Falleció el 18 de Abril de 1999 a las 9:50 p. m., en su casa de habitación en San José.

Comentar en Facebook

comentarios