Francsico Aguilar Barquero

Francisco Aguilar Barquero
(Setiembre 1919 – Mayo 1920)

Nació el 21 de mayo de 1857. Realizó sus estudios en el Colegio San Luis Gonzaga. Estudió derecho y se graduó de abogado, profesión que ejerció durante la mayor parte de su vida.

Fue Gobernador de Cartago, Secretario de Guerra y Marina en el Gobierno de Bernardo Soto, Presidente del Colegio de Abogados, Profesor de Derecho, Regidor Municipal de San José, Magistrado interino de la Corte Suprema de Justicia, diputado al congreso Constitucional y Vicepresidente de la Cámara.

Aceptó la presidencia admitiendo que, a pesar de haber sido Tercer Designado de la administración González Flores. Asumió el mando porque el gobierno de don Alfredo González Flores había expirado en mayo de 1918, así que don Francisco constitucionalmente ya no era Designado de la Presidencia.

Se le consideró la persona ideal para gobernar, una vez que se recibió una comunicación de Washington que amenazaba la intervención militar de los Estados Unidos, por no reconocer al designado Juan Bautista Quirós.

Don Francisco aceptó el poder como dictador y no como presidente. Esa fue su única condición, pues la amenaza de saqueos y otros abusos en contra de la autoridad, hacía necesario que quien ejerciera el poder en esos días tuviera amplios poderes para mantener el orden. No obstante, fue más presidente que dictador.

Durante esos ocho meses de gobierno, manejó los fondos públicos con honradez.

Buscó la conciliación nacional y restableció las libertades ciudadanas.

No habitó en la casa presidencial. La ocupó sólo como oficina. Declaró nulos todos los pagos hechos fuera de presupuesto y se expresó decididamente en contra de que el gobierno asumiera nuevas deudas.

Sus amigos le aconsejaban que se quedara en la presidencia, pero nunca aceptó la idea y convocó a elecciones. Entregó el poder en manos de la Constitución.

Fue declarado Benemérito de la Patria el 10 de marzo de 1923. Murió en San José el 11 de octubre de 1924.

Principales logros de su gobierno
 
  • Organizó la economía y evitó nuevas deudas
  • Declaró nulos todos los pagos del gobierno hechos fuera del presupuesto
  • Puso en vigencia la Constitución política de 1871, que había sido reformada en 1888

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies